Las otras rarezas que muestra el desierto florido

Las otras rarezas que muestra el desierto florido
Print Friendly, PDF & Email

Vacas y alpacas han sido divisadas pastando en diversas partes del desierto de Atacama, algo muy poco común.

La aparición de añañucas rojas y amarillas, lirios de campo, las orejas de zorro o la reina de la temporada, la llamada ‘garra de león’ en diversas tonalidades, son algunas de las maravillas que se pueden apreciar hoy en el desierto florido de Atacama. Sin embargo, al recorrer las quebradas y cerros de la zona, se pueden apreciar otros fenómenos igual de exóticos.

Ercio Mettifogo es el presidente de la Asociación de Turismo de Atacama (ATA) y uno de los tour operadores más reconocidos de la región. Una de las características de su servicio es llevar a los turistas a lugares poco explorados y solitarios para tener un encuentro único y más cercano con la naturaleza. Este esfuerzo le ha permitido observar un fenómeno inédito: en sus últimos viajes, camino al Parque Nacional Llanos de Challe, ha logrado avistar un rebaño de unas 12 alpacas que se mueven buscando alimento.

“En mis 20 años recorriendo Atacama, jamás vi alpacas moviéndose libres. Las he podido observar corriendo en distintos lugares, comiendo flores y hierbas, la verdad es que quedé maravillado con su belleza y lo extraño de la situación”, dice Mettifogo.

Para el experto en turismo, la llegada de estos camélidos puede deberse a que se escaparon de alguna estancia o que se trasladaron de otros lugares aprovechando la abundancia de alimento.

“Puede que las alpacas tengan dueño, pero no conozco a alguien que las críe en esta zona o tal vez llegaron atraídas por la abundancia de vegetación”, sostiene el presidente de ATA.

 

Carlos Aguilar, tour operador y documentalista de la zona, agrega que en sus viajes ha observado lagartijas más grandes de lo habitual y con tonalidades verdes y amarillas en los cerros y negras con verde más hacia la costa. “Son parecidas a las iguanas, hay verdes y amarillas. Además ya están apareciendo distintos tipos de mariposas y escarabajos de colores. También hemos visto vacas y ovejas pastando”, sostiene.

Según Juan Carlos Valencia, director regional del SAG, “las alpacas son animales domésticos, así que debería haber gente detrás de ellas, es muy difícil que llegaran solas”. Respecto al avistamiento de vacas y ovejas, la autoridad aclaró que “existen ordenanzas municipales que deberían revisar si procede hacer fiscalizaciones debido al pastoreo, también determinar si el lugar es privado o público. El SAG no tiene facultades en lo relacionado al desierto florido”.

El desierto florido muestra, una vez más, que tiene muchas maravillas para mostrar.